Hallan 4 menores desnutridos en El Alto, una falleció el jueves y se dieron cuenta recién ayer

Eva tenía 12 años y padecía epilepsia. Su familia de ocho miembros se había acostumbrado a sus ataques epilépticos, pero el día miércoles ...

Eva tenía 12 años y padecía epilepsia. Su familia de ocho miembros se había acostumbrado a sus ataques epilépticos, pero el día miércoles su cuerpo dejó de convulsionar, entonces, pensaron que dormía. Un día después, a eso del mediodía se dieron cuenta que estaba muerta.
Fotos del muro de Nayma Enriquez
Se desconoce quién pidió auxilio por ellos, sólo se tiene la certeza de que la Defensoría de la Niñez y Adolescencia del Municipio de El Alto los rescató y dio un diagnóstico escalofriante: el papá, la mamá y los hijos están desnutridos.



Eulalia Choque, responsable de atención al cliente del Hospital Boliviano Japonés, no pudo disimular su tristeza al describir todas las consecuencias de la pobreza que abaten esta familia boliviana: los papás están enfermos, no tienen techo, no tienen medicamentos, no tienen acceso a la salud y están desnutridos.

Antonio (13), Seferina (8), Andrés (7), Paola (3), Eva (de 12, que falleció), un hermano de 18 años, mamá y papá (58) vivían en Juntuma, Distrito 8 de El Alto, donde cuidaban una casa.

Según testimonios, esta familia cuidaba otro bien inmueble en El Alto, el cual fue vendido por su propietario. El nuevo dueño la desalojó y no devolvió sus “cositas”. 

Eulalia Choque señaló que, en esas condiciones de pobreza, los miembros de esta familia se han enfermado a tal punto que ya no saben dónde están parados.

Sólo el joven de 18 años solventaba a sus hermanitos, a su mamá y papá. Éste quiso narrar su situación a RimayPampa, pero su voz desfallecía; apenas pudo decir que buscó y buscó trabajo, pero no encontró. 

Una médica del Hospital Boliviano Japonés describió que la mamá tiene un cuadro infeccioso, una patología de una hernia umbilical, un tumor a nivel de ovario, lesiones dérmicas y otras enfermedades que no quiso describir por respeto a la privacidad de la paciente.

El futuro es incierto. La niña que falleció será enterrada, pero no se sabe dónde ni quién pagará los gastos de sepelio. Los otros niños irán a un refugio. Papá y mamá serán transferidos al Hospital Boliviano Holandés, pero no se sabe cuánto tiempo permanecerán ahí ni quiénes pagarán la curación. 

(Entrevistas realizadas por Peter Luna Sillerico)


Artículos relacionados

Noticias 8400358840399953128

Publicar un comentario

Radio ONLINE


Hot in week

Recent

Comments

  • Side Ads

    item